Ventajas

La Videoconsulta de QVET se ha creado para ayudar a los centros veterinarios a trabajar sin riesgo de contagio y mantener ingresos.

Se resume en tres pasos:

1. El Propietario solicita videoconsulta
Lo hace con la App, eligiendo la fecha y hora disponible que el veterinario tenga libre en su agenda de trabajo.

2. Pagar la cita con tarjeta.
El cobro se registra en QVET y automáticamente genera una factura del servicio y la envía por email al cliente junto a la confirmación de la cita.

3. El veterinario, a la hora acordada activa la videoconsulta con su cliente.
Durante la videoconsulta captura la información necesaria (imágenes y anotaciones) que se registran automáticamente en QVET.

La Videoconsulta de QVET es gratuita de por vida, no solo durante la crisis de COVID19

Proceso para puesta en marcha

El equipo de soporte de QVET proporcionará al centro veterinario la información para activar el sistema rápidamente ayudandole además en la comunicación por email a toda su base de clientes.

La videoconsulta de QVET facilita el cumplimiento del código deontológico veterinario en lo que se refiere al uso de la telemedicina.



Reserva y pago de la Videoconsulta

(lo que hace el propietario de la mascota)




Atender la Videoconsulta

(lo que hace el veterinario)